Distracciones bajo control

Un correcto análisis dafo de las distracciones sirve para ayudar a mejorar las distracciones. Las frases célebres sobre distracciones permiten calibrar la influencia de las distracciones en el rendimiento
El factor control de distracciones es uno de los elementos con los que se define la variable ENERGÍA

Introducción al elemento distracciones bajo control

Para empezar, conviene visualizar un par de vídeos relacionados con el control de las distracciones

Viene a resultar bastante habitual que se produzca una cierta confusión de conceptos.  Se acaba por no distinguir una distracción de una preocupación . También pasa lo mismo con las interrupciones, las urgencias y los imprevistos. Estos cinco conceptos tienen en común que provocan merma de concentración y atacan nuestro nivel de rendimiento en mayor o menor medida.Debemos clasificarlos en función de la responsabilidad o autoría que está en su origen. En otras palabras, de quién es culpa que ocurran:

  • Responsabilidad de carácter ENDÓGENO: Tanto las distracciones como las preocupaciones nos las generamos nosotros solitos. Otra cosa es que las distracciones puedan derivarse de estímulos internos (divagaciones) o externos (contenidos que atraen nuestra atención, notificaciones de mensajes,…). Pero, en cualquier caso, somos nosotros los que las generamos tomando la iniciativa de alejarnos de punto de interés en el que tendríamos que estar.

Desde el convencimiento en la importancia que tienen los conceptos y el poder de las palabras, vamos a emplearnos en una tarea: afinar el tiro para poder identificar a los verdaderos causantes de que nuestra energía se vaya por el fregadero. Y con ella, nuestra productividad.

Distracciones (ENDÓGENAS) por estímulos internos

Abordamos en primer lugar las distracciones derivadas de estímulos internos que podemos padecer en nuestro desempeño laboral. A estas pérdidas de concentración que caracterizan al pensamiento disperso se las alude coloquialmente con expresiones tales como “encantarse con una mosca” o “estar pensando en las musarañas“. Las causas identificadas que, en la mayoría de ocasiones, están detrás de estas ausencias son:

  1. Los estados físicos relacionados con la fatiga, el cansancio, el sueño, el hambre o la sed. Esto se combate con un estilo de vida saludable que incorpore el descanso y la alimentación adecuados.
  2. En ocasiones, es por todo lo contrario, que un estado de sobreexcitación mental nos hace perder el foco en aquello en lo que estamos por culpa tener ocurrencias geniales. Tener ideas es algo positivo. El problema es que se acompañe de un afán tremendo e irrefrenable de ponerlas en funcionamiento de inmediato. Esto nos puede provocar el problema de ir saltando de asunto en asunto como una abeja de flor en flor. Y ya se sabe, “el que mucho abarca, poco aprieta”. La manera adecuada de gestionar estos brotes de genialidad es tomar nota de estos pensamientos y considerarlos un INPUT a CAPTURAR en nuestro sistema para ser tratado en otro momento del tiempo, junto con el resto, dentro del proceso de catalogación y etiquetado de tareas.
  3. La falta de interés sobre la tarea que se está realizando es otro de los grandes motivos de distracción. El mejor modo de combatir esta circunstancia es dedicarse a lo que a uno le gusta. Si esto no es posible, se puede echar mano de conceptos como la responsabilidad y el compromiso con el trabajo, incluso del siempre plausible afán de aprender cosas nuevas.
  4. La multitarea como tendencia humana a sobrevalorar nuestras capacidades y llegar a concluir que somos capaces de hacer más de una cosa a la vez. Ello supone que para cada tarea que desempeñamos, la otra supone una distracción. La manera de combatirla es clara: evitarla a toda costa y convencerse que lo mejor es hacer lo sencillo (una cosa detrás de otra).
  5. La curiosidad se encuentra en el punto medio de las dos anteriores. Mezclando falta de interés y la falsa creencia en nuestra capacidad para estar en varios sitios al mismo tiempo, muchas veces desconectamos del lugar en el que estamos y nos adentramos en un viaje que no lleva a ninguna parte. En relación a esta cuestión, en los enlaces de interés al final de esta página adjuntamos fantástico podcast de Berto Pena sobre lo que se conoce como el  SÍNDROME DE CHEQUEO CONSTANTE.
  6. El exceso patológico de perfeccionismo (anancastia) que dinamita el equilibrio con el que debemos “estar en lo que estamos” a la hora de trabajar. El modo de recuperarse de este desequilibrio está en convencerse de que la perfección está en la globalidad de nuestro trabajo, y no en las partes concretas.
  7. Un uso inadecuado de la mente, como almacén de memoria para atrapar asuntos y no olvidarlos (recados, avisos o mensajes a trasladar,…) interfiere nuestro deseable estado de concentración. Esto se combate sacando de la mente el asunto en cuestión y sistematizando la recogida de información de un modo fiable en un sitio único.
  8. El uso inadecuado de método de productividad personal, dedicando más tiempo del correcto a alimentarlos de información e interpretar sus resultados. Esto se combate a base de realizar un análisis crítico con espíritu abierto sobre sus pros y sus contras, y sobre si estamos utilizándolos correctamente o necesitamos perfeccionar procedimientos.
  9. La falta de orden u organización espacial, que nos llevan a no encontrar a la primera algo que estamos buscando y que debería estar en su sitio. Esto se combate planificando una tarea (preferiblemente con frecuencia periódica) y dotándola con el tiempo necesario para realizar labores de organización y orden espacial
  10. La falta de orden u organización temporal, que nos llevan a carecer de referencias claras acerca de qué es lo que tenemos que hacer en cada momento. Esto se combate de diferentes formas. La más básica, consiste en adquirir el hábito de realizar listas de tareas pendientes (to-do list). La más avanzada, aplicar un método de gestión de tareas que nos permita generar una programación diaria de actividades
  11. La falta de pericia en el manejo de canales y dispositivos digitales que nos mete de lleno en la dinámica de prueba-error-búsqueda de soluciones-prueba-error. Esto se combate planificando una tarea de formación específica para resolver estas lagunas. Es muy probable que el tiempo invertido en ella acabará resultando de gran provecho.

Distracciones (ENDÓGENAS) por estímulos externos

Algunas de las distracciones derivadas de estímulos externos que podemos padecer son:

  1. Con el consumo dependiente de contenidos multimedia, a veces de un modo impulsivo y otras veces de forma autómata semi-inconsciente (cine, series TV, vídeos en internet, videojuegos, etc…), nos dejamos robar una parte de nuestras vidas. Esto sólo se combate a partir de una reflexión profunda que nos lleve a reconocer que tenemos un problema, para luego buscar la solución en ocupar una parte importante de ese espacio de tiempo en la realización de actividad más alineadas con nuestros objetivos prefijados.
  2. Relacionado con el punto anterior, merece mención especial la navegación sin rumbo durante los momentos que dedicamos a utilizar internet en nuestro trabajo. De hecho, hasta tal punto este tipo de distracción empieza a causar estragos en la productividad individual que ya se ha acuñado un término. La palabra “wilfing” es un neologismo que viene de la pregunta “¿Qué era lo que estaba buscando?” (What Was I Looking For?). Y a quien lo practica, se le llama “wilfer”.
  3. Alarmas para notificar la llegada de mensajes (correo, redes sociales, chats,…) que son una clara tentación de satisfacer la curiosidad y suponen una rotura del hilo de la concentración. A veces, para retomarlo, pasa un tiempo precioso. Esto se combate de un modo muy sencillo: silenciando aquellos cuya llegada no nos resulte preciso conocer.
  4. Con el sonido y/o la imagen provenientes del uso estúpido de dispositivos electrónicos que ocupan un espacio en nuestro entorno de trabajo sin motivo alguno, por simple dejadez (porque nos hacen “compañía”, por no apagarlos,…), pasa algo parecido a lo que ocurre con las alarmas. Esto se combate del mismo modo: silenciando, o directamente desconectando, aquellos que no sean estrictamente necesarios para nuestro trabajo.
  5. Si se trata de ruido ambiental, reducir en la medida de lo posible las fuentes de emisión, cerrando ventanas o puertas. En los casos en los que esto no pueda ser, se debe valorar la posibilidad de ponerse tapones en los oídos.

Análisis DAFO de distracciones controladas

En su versión negativa (DEBILIDAD) supone ser presa de continuas pérdidas de atención que, a diferencia de lo que ocurre con las interrupciones, no están motivadas por terceras personas.

Para corregir esta debilidad, se recomienda, ante todo, identificarlas y luego, actuar según el caso. Si se trata de algo mecánico, cortar de raíz las fuentes que lo originan. Si se trata de falta de interés en el objeto de atención, valorar los motivos. Y si se trata de un trastorno de atención patológico, acudir al especialista.

En cualquier caso, la sensación de poder y el chute de adrenalina que provoca tener el control de tu agenda hacen siempre recomendable mantenerse alejado del caos. Y en este sentido, no hay nada mejor que aplicar como es debido un método de productividad que sea efectivo. Un método que combata el pensamiento disperso. Unas pautas que nos permitan saber en cada momento qué es lo que tenemos que hacer y por qué. Esto nos ayudará a espantar las distracciones y a poner el foco donde corresponde y con la intensidad adecuada. 

Un correcto análisis dafo de las distracciones sirve para ayudar a mejorar las distracciones. Las frases célebres sobre distracciones permiten calibrar la influencia de las distracciones en el rendimiento
Un correcto análisis dafo de las distracciones sirve para ayudar a mejorar las distracciones. Las frases célebres sobre distracciones permiten calibrar la influencia de las distracciones en el rendimiento
Un correcto análisis dafo de las distracciones sirve para ayudar a mejorar las distracciones. Las frases célebres sobre distracciones permiten calibrar la influencia de las distracciones en el rendimiento
Un correcto análisis dafo de las distracciones sirve para ayudar a mejorar las distracciones. Las frases célebres sobre distracciones permiten calibrar la influencia de las distracciones en el rendimiento
Un correcto análisis dafo de las distracciones sirve para ayudar a mejorar las distracciones. Las frases célebres sobre distracciones permiten calibrar la influencia de las distracciones en el rendimiento

En su versión positiva (FORTALEZA) supone controlar tanto las fuentes de distracción internas (pensamientos, fantasías, divagaciones, necesidades físicas,…) como los estímulos externos (TV, móvil, internet, email, redes sociales,…)

Para mantener esta fortaleza, se debe crear un ambiente propicio para trabajar, reduciendo al máximo los agentes que potencialmente pueden causarnos pérdidas de atención. Marcarse pausas breves y regulares que sirvan para estirar los músculos y tomar el aire. 

Frases célebres de "distracciones"

Citas y aforismos

AGUSTIN PERALT
Agustín Peralt

“No nos falta tiempo. Nos sobran distracciones”

Facundo Cabral

“Que no nos distraigan las noticias” 

Robert Greene

“La esencia del engaño es la distracción” 

Thich Nhat Hanh

“El camino que he hallado permite vivir cada hora del día con plena conciencia, con la mente y el cuerpo en el momento presente. Lo contrario es vivir en la distracción. Si vivimos en la distracción, no sabemos que estamos vivos; no experimentamos plenamente la vida porque nuestra mente y nuestro cuerpo no están en el aquí y ahora” 

Refranes y proverbios

No abras los labios si no estás seguro de que lo que vas a decir es más hermoso que el silencio
Proverbio árabe
No temas de ser lento, teme solo a detenerte
Proverbio chino

Artículos de interés para la mejora de distracciones controladas

Por último, recomendamos la lectura de un artículo relacionado. Sin duda, nos ayudará a comprender mejor la influencia de las distracciones en el rendimiento:

Mención aparte merece el fantástico podcast de BERTO PENA (https://thinkwasabi.com), que trata sobre el fenómeno acuñado con el término SÍNDROME DEL CHEQUEO CONSTANTE:

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.