PRODUCTIVIDAD

Las personas pueden ejercer su trabajo individualmente o en grupo. Cuando lo hacen solas, su rendimiento individual dependerá de dos grupos de factores. Los que reflejan cómo se manejan consigo mismas y aquellos que tienen que ver con las circunstancias que les rodean. En cambio, cuando desarrollan su actividad en grupo, lo que determinará el rendimiento colectivo obedece a otros motivos. Tendrá más que ver con el estilo de liderazgo que adopte la dirección y la filosofía de trabajo que impere en la organización.

En esta web se desarrolla un modelo científico de "productividad individual" que explica el fenómeno en toda su amplitud y formula una hipótesis para explicarlo matemáticamente. La "productividad colectiva" se aborda con un carácter más divulgativo y menos científico, para completar información y ofrecer una visión global del asunto en cuestión que pensamos puede resultar muy útil para aclarar las ideas al respecto.

En primer lugar, cabe decir que una y otra no son excluyentes entre sí. Más bien al contrario, son perfectamente compatibles y complementarias, pero también independientes.

Por supuesto, nos podemos encontrar combinaciones de todo tipo, que resumimos ordenadas de peor a mejor. En definitiva, la cuestión es: ¿Se siguen las pautas de algún sistema o filosofía de trabajo para aumentar su productividad?

Combinaciones

  1. Por una parte, personas que no se preocupan en aplicar ninguna pauta concreta que forman parte de equipos iguales. Que no siguen un sistema para organizarse: Baja productividad individual y baja productividad colectiva.
  2. Por otra parte, equipos que no aplican pautas concretas en su forma de organizarse como colectivo y que, en cambio, están compuestos por personas que sí lo hacen desde ámbito de actuación individual: Baja productividad colectiva y alta productividad individual.
  3. O al revés, equipos que siguen a rajatabla una filosofía de trabajo concreta pero cuyos miembros son discordantes con el grupo. Es decir, no se ocupan más que de seguir estas consignas sin emplearse en otros menesteres a título particular: Alta productividad colectiva con baja productividad individual.
  4. Y por último, lo que consideramos la situación ideal: un equipo que aplique la metodología adecuada a sus circunstancias, compuesto por miembros acordes. Es decir, que además de cumplir con las consignas del grupo, se aplican determinadas tácticas y estrategias en el ámbito privado según su propio autodiagnóstico personal: Alta productividad individual y alta productividad colectiva.
 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.