Inicio » PORTAL » LIBROS » ENSAYO CRÍTICO SOBRE GTD® » CUESTIONES DE ESTILO » GESTIÓN DE EXPECTATIVAS FRUSTRANTE

GESTIÓN DE EXPECTATIVAS FRUSTRANTE

Siempre y en todo lugar, es mejor ir de menos a más que de más a menos. Aunque la distancia entre dos puntos es la misma, el trayecto entre la ilusión y la desesperanza es más penoso hacerlo en un sentido que en el contrario. Una mala gestión de las expectativas puede llegar a ser muy frustrante. Acabar confesando que ibas de farol, es todo un SINCERICIDIO

DE MÁS A MENOS

DEL CIELO...

Este apartado es breve, pero también tiene su importancia y, por lo tanto, requiere de su espacio. Dicen que a buen entendedor, con pocas palabras basta. En esta vida, suele ser más fácil ir de menos a más que al revés. A todos nos gustan los finales felices. Es absolutamente necesario estar convencido de que lo que ofreces es algo bueno. Es legítimo, incluso, transmitir un cierto entusiasmo en la exposición de tus postulados ante la audiencia.

Pero lo que no es nada conveniente, porque genera decepción, es empezar prometiendo el cielo para luego bajar al suelo y reconocer que aquellas promesas no eran más que un modo de hablar. “Organízate con eficacia” arranca dándonos la bienvenida a una mina de oro de conocimientos. Y este ha sido el nivel a lo largo de toda su obra.

Son innumerables los fragmentos de sus libros que podría transcribir para reforzar la idea de que este modelo era la bomba. Podría dejarlo estar ya de una vez o no acabar nunca. Optaré por la primera opción, pero no me resisto a dejar constancia de estos dos testimonios en

“El modelo te ofrece la fórmula para saber manejar absolutamente todo lo que puedas encontrarte en la vida cotidiana...”

David Allen

“Un experto informático que se había convertido al GTD® me explicó: David, acabas de exponer todas las subrutinas que se han de aplicar a cualquier cosa que aparezca en tu universo”

David Allen
Haz que funcione (p.25). ALIENTA EDITORIAL. Grupo Planeta

...A LA TIERRA...

En el libro “Productividad personal“, su autor ya se había encargado de aterrizarnos a todos, rebajar expectativas y situar en el lugar que le corresponde al concepto clave del método GTD®:

“Control es la forma abreviada de expresar «sensación de control»”

José Miguel Bolívar
Productividad personal (Spanish Edition) (pp. 61-62). Penguin Random House Grupo Editorial España. Edición de Kindle.

 

...PARA BAJAR AL INFIERNO

David Allen, pese a considerar que su método dota de objetividad al proceso de toma de decisiones, reconoce en el mismo libro que, después de todo, a la hora de decidir qué hacer…

““A la larga deberás confiar tanto en tu INTELIGENCIA como en tu INTUICIÓN (...). Hay demasiados aspectos que solo la parte aglutinadora de tu mente (...) es capaz de procesar”

David Allen
Haz que funcione (pp.189-190). ALIENTA EDITORIAL. Grupo Planeta

Y, al final, la claudicación total, el reconocimiento encubierto de su propio fracaso, bajo el título de: “El factor de éxito del movimiento per se” dice así:

“solo tienes que seguir moviéndote (...) por lo que no nos engañemos con tópicos idealistas para alcanzar un estado perfecto de total claridad en relación con todo lo que haces en cada momento. (...) La clave está en el movimiento. En realidad, cualquier acción te proporcionará mayor sensación de control que vacilar, incluso aunque la actuación no sea la más adecuada”.

David Allen
Haz que funcione (pp.190-191). ALIENTA EDITORIAL. Grupo Planeta

Este es, en mi opinión, el párrafo más importante de la obra completa de David Allen. Justo en este punto es donde se evidencia que el método GTD® encalla en la arena de la playa de la productividad personal. Aquí es donde el seguidor convencido ve cómo se abre la tierra bajo sus pies, donde pierde la seguridad y el convencimiento en donde pisa y se queda con la opción única de agarrarse a la fe, al creer en lo que no se ve, al tener que confiar sin una base de rigor científico.

He de reconocer que con la lectura de estos párrafos, me invadió la perplejidad al tiempo que sentí que David Allen había plasmado aquí lo que realmente piensa. Había cometido, lo que en términos coloquiales se conoce como un “SINCERICIDIO”.

El resto de promesas vanas son fruto de la falta de mesura y del exceso de vehemencia que le lleva a exagerar sus proposiciones, hasta el límite de comprometer su propia esencia.

Ensayo crítico sobre GTD®

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: