PRODUCTIVIDAD COLECTIVA

La productividad individual no está reñido para nada con la productividad colectiva: siendo independientes están íntimamente relacionados porque ambos apuntan en la misma dirección y, por lo tanto, se complementan.

Al margen de las tácticas y estrategias que se prescriben para mejorar la productividad del individuo que pertenece a un equipo, es interesante saber cómo se lo monta éste como ente supraindividual para conseguir sus metas.

En primer lugar, cabe decir que la productividad colectiva vendrá determinada por el estilo de dirección y la filosofía de trabajo adoptados. Y, como es lógico y normal, no existe un único sistema que sea válido para todos. Todo dependerá de las características propias de trabajo que se esté llevando a cabo.

A continuación, analizaremos los distintos escenarios ante los que nos podemos encontrar y los relacionaremos con las metodologías que resultan más recomendables en cada caso. Asímismo, en función de lo repetitivas y simples que sean las tareas a ejecutar nos encontramos con dos grandes grupos de esquemas de funcionamiento:

  • la metodología Waterfall (“en cascada”)
  • y las metodologías ágiles (Kanban, Scrum, Lean y eXtreme Programming).

Comparativa metodologías de productividad colectiva

Por ello, conviene hacer mención al modelo Cynefin y la matriz de Stacey, que se utilizan para tomar decisiones sobre qué modelo de productividad colectiva escoger. En el presente gráfico hemos intentado refundir la información que aportan estos dos marcos conceptuales.

No existe una metodología que sea mejor siempre y en todo lugar. En función del contexto en que nos encontremos, convendrá adoptar uno u otro sistema. Y es que cada proyecto, por sus características intrínsecas, requiere distintas formas de gestión. Por ejemplo, en entornos industriales con tareas repetitivas la organización del flujo de trabajo en cascada (“waterfall”) será la idónea. Sin embargo, las metodologías ágiles serán más efectivas en entornos más complejos y creativos y con más necesidad de usar el conocimiento y la intuición. Es decir, cuando nos encontremos ante un cierto grado de incertidumbre acerca de todo lo que se pretende alcanzar o en relación al modo de lograrlo.

Para concluir, señalamos los siguientes factores (reflejados en la tabla comparativa) como definitorios a la hora de elegir entre metodologías de productividad colectiva.

Factor diferencial WATERFALL AGILE
ENFOQUE Predictivo (rígido) Adaptativo (flexible)
ENTORNO Fijo Cambiante
CONTEXTO Simple Complejo
COMUNICACIÓN Normas por escrito Debate “cara a cara”
EQUIPOS Especializados
Jerarquizados
Multi-disciplinares
Auto-organizados
AUTONOMÍA Baja Alta
ALINEAMIENTO Bajo Alto
PRESUPUESTO Alcance fijo. 
Tiempo-Coste variable
Tiempo-Coste máximos fijos. 
Alcance ajustable
ENTREGA DE VALOR Todo al final Parciales, regulares y de valor creciente
VELOCIDAD No es prioritaria Se prioriza al alcance
FEED-BACK Al final: Riesgo de fracaso total En cada entrega: Permite éxito parcial
 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.