Programación diaria de actividades (PDA)

Un correcto análisis dafo de programación diaria sirve para ayudar a mejorar programación diaria. Las frases célebres sobre programación diaria permiten calibrar la influencia de programación diaria en el rendimiento
El factor programación diaria es uno de los elementos con los que se define la variable MÉTODO

Introducción al elemento programación diaria de actividades (PDA)

Para empezar, conviene visualizar un vídeo relacionado con la programación. Extraemos de ahí la frase “lo importante no es mantenerse ocupado sino en qué te mantengas ocupado y qué haces durante ese tiempo que ayude a tu progreso y mejora tanto personal como profesional“. Se trata de bajar al detalle de la agenda de productividad personal diaria. Pero no sólo para saber lo qué se tiene que hacer en cada momento sino cómo, por y para qué.

Es el escalón más bajo de la pirámide del Plan Estratégico, el máximo nivel de concreción. Aquí confluyen las tareas de planificación operativa a corto plazo de los objetivos fijados (enfoque) y la organización de los recursos (método).

Diferencias entre una TO-DO-LIST y una PDA

Una TO-DO-LIST, o “lista de cosas para hacer” o “lista de pendientes”, no es ni de lejos una PDA (Programación Diaria de Actividades). En apariencia, pueden parecerse. Pero cuando ponemos frente a frente una cosa con la otra nos damos cuenta de que están en dos niveles distintos de organización.

Una TO-DO-LIST se asemeja más a ese conjunto heterogéneo de notas desordenadas que, a modo de recordatorio, escribimos en cualquier sitio: en una agenda, en un calendario o en post-it de colores pegados sobre la pantalla de nuestro ordenador. En su versión más básica, tenemos la típica lista de la compra en la puerta del frigorífico. Existe únicamente para que no se nos olviden determinadas cosas. No requiere pensar nada. Quizá sea por ello, que no sirve de mucho. Al no discriminar por prioridades, todo parece igual de importante y se acaba por acometer únicamente las tareas más fáciles y agradables de hacer (procrastinación).

Ciertamente, ser capaz de ubicar muchas tareas en una agenda-calendario y ejecutarlas es una habilidad. Una TO-DO-LIST nos puede ayudar a conseguirlo. Sin embargo, esto sólo nos garantiza al 100% que vamos a consumir grandes dosis de energía, lo que hará que acabemos exhaustos. Lo realmente importante es que lo poco o lo mucho que hagamos aporte valor.

Una PDA bien elaborada nos va a servir para saber qué vamos a hacer hoy y qué es lo que vamos a dejar de hacer hoy, y (lo más importante) por qué. Cada día debemos sumar puntos a la causa de cumplir los objetivos prefijados. Y sólo existe un modo de conseguirlo: planteárselo en cada una de las acciones que llevemos a cabo. Darle importancia a las pequeñas cosas dotándolas de una finalidad, preguntándote el motivo que esconden. Esto no va sólo de la cantidad de trabajo realizado sino de que lo conseguido en él sea lo que buscábamos.

Análisis DAFO "programación diaria de actividades" (PDA)

En su versión más negativa (DEBILIDAD) supone andar a salto de mata. No tener un conocimiento claro de las actividades que hay que hacer en el día ni de la importancia que tienen en relación a los objetivos ni del orden de ejecución óptimo.

Para corregir esta debilidad, se recomienda empezar anotando lista de actividades antes de iniciar la jornada. Luego habrá que asignar un tiempo de realización correcto a cada una y establecer un orden cronológico concreto. Pero esto no va a resultar suficiente. Además se requiere someter a análisis pequeñas cuestiones que necesitan un criterio claro por nuestra parte y respuesta inmediata. Es necesario usar la agenda de productividad personal como herramienta para relacionarlas con objetivos a alcanzar. En definitiva, saber por y para qué hacemos las cosas.

En su versión más positiva (FORTALEZA) supone identificar qué tareas concretas deben realizarse en el día a día. Y ello, para materializar en la práctica los objetivos que provienen de la “planificación operativa (CP)”

Para mantener esta fortaleza, se necesita crear el hábito de hacerlo cotidianamente. Reservar las tareas clave para el momento de mayor lucidez y menor probabilidad de interrupciones, imprevistos y urgencias un tiempo. Por contra, para tareas rutinarias improductivas pero necesarias, el contrario.

Frases célebres de "programación diaria de actividades" (PDA)

Citas y aforismos

 

“Yo definitivamente voy a tomar un curso en Administración del tiempo, tan pronto como pueda hacerle un hueco en mi Agenda”

programación diaria
Peter Drucker

“El Tiempo es el recurso más escaso, y hasta que no se administre debidamente nada más se puede gestionar”

Refranes y proverbios

Vosotros tenéis los relojes, nosotros tenemos el tiempo
Proverbio haitiano
En la tardanza está el peligro
Refrán

Artículos de interés para la mejora de programación diaria de actividades (PDA)

Por último, recomendamos la lectura de un par de artículos relacionados. Sin duda, nos ayudarán a comprender mejor la influencia de programación diaria en el rendimiento:

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.