SALAS DE CINE

profesiones bajo amenaza en peligro de extinción oficios amenazados empleos con menos futuro SALAS DE CINE

Todos sabemos que el 7º arte es el entretenimiento por antonomasia. Pero las cosas no son como son a cualquier precio. Y los precios que se cobran en las salas de cine son altos. Llevarte a la familia a pasar la tarde en un cine te puede salir por un pico. Todo un lujo. Y si no hubiese alternativa, sería una cosa… pero el caso es que la hay.

A la estimulante experiencia de contemplar una buena peli de estreno en cualquiera de las salas de cine que conocemos, le ha salido un competidor feroz. Se llama el hogar, donde las televisiones cada día son más baratas y mejores, en tamaño y calidad de imagen. Además, las plataformas digitales (NETFLIX y HBO) se han metido en él, con una oferta infinita y unos precios muy competitivos.

Con lo que te cuesta una tarde de cine en familia te puedes suscribir a una de estas plataformas por un tiempo. Con lo que te cuesta un refresco y unas palomitas en el cine puedes invitar a todos tus amigos, comprarte un pack de 12 refrescos en el súper y varios kilos de maiz para comértelas en casa recién hechas.

La lucha por la supervivencia será dura en el futuro próximo. O se produce una rebaja en el precio de las entradas o se incorpora algún tipo de servicio de valor adicional para ganar atractivo y que a todos nos compense. De otro modo, el trasvase de espectadores será incesante y el coste se pagará en términos de empleo.

Artículo relacionado:

“La genial idea del creador de Netflix para salvar las salas de cine”

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.