INTERNET

Herramienta de comunicación digital asíncrona (diferida), que usan las personas y organizaciones creadoras de páginas web para darse a conocer y recoger feedback procedente de otros actores de la sociedad

Introducción

Cuando nos conectamos a internet podemos hacer muchas cosas diferentes. Desde gestionar e-mails o participar en redes sociales a conectarnos a un webinar, un chat, una multiconferencia,… pasando por la simple navegación por la red. En este apartado trataremos esta última faceta: la de internautas que usan un navegador para visitar la red de redes.

Apenas han transcurrido 30 años desde que el británico Tim Berners-Lee inaugurara la primera página web. El 2019 se estrena con más de 1.240 millones de páginas web. El número de usuarios de internet supera los 4.000 millones. Esto es más de la mitad de la población mundial, que ronda ya los 7.600 millones. Además, los que se conectan a través del móvil (52%) superan con creces a los que lo hacen desde un ordenador personal (43%). Estas cifras dan la medida de la inmensidad del universo internet.

El secreto de esta auténtica revolución se encuentra en la extraordinaria facilidad de acceso a una inagotable variedad de contenidos.

Orden espacial

Internet abre tantas posibilidades de desarrollar oportunidades como supone en cuanto a aparición de amenazas. La factor clave se encuentra en fomentar el autocontrol y hacer un buen uso de la herramienta. Si nos dejamos llevar, vencerán las amenazas y devorará nuestra productividad. Si, en cambio, gestionamos adecuadamente su uso, nos encontramos ante el arma más potente jamás imaginada para aumentar nuestro rendimiento.

Por eso, cuando navegamos por internet desde el trabajo, debemos disponer de un propósito consciente. No podemos ir de una página a otra como una mariposa de flor en flor. Sin las ideas claras y con el pensamiento disperso, se nos puede evaporar la concentración necesaria para el trabajo en un plis plas. Nos conviene conocer cuáles son nuestras pretensiones, qué objetivo vamos a cubrir, qué necesidad queremos satisfacer cuando damos al click y nos adentramos en el navegador.

Diferenciar entre lo personal y lo profesional puede resultar de gran ayuda. No siempre es fácil, sobre todo cuando vivimos el auge de la autonomía en la gestión que ofrece el tele-trabajo y el ocaso de la cultura presencial. Afortunadamente, ya no se considera primordial la permanencia prolongada en el puesto de trabajo, sino la consecución de resultados.

Algunas empresas limitan el acceso a determinados contenidos a través de un servidor proxy. Intentan evitar el peligro evitando la ocasión de caer en la tentación de que los empleados dediquen su tiempo de trabajo a navegar sin rumbo indefinidamente. Pero el efecto de estas medidas es limitado pues, como hemos dicho, más de la mitad de los internautas acceden a través de dispositivos móviles. Con lo cual, es como poner puertas al campo. Además, basta que se prohíba algo como para que se agrande el afán por transgredir la norma.

Por lo tanto, lo realmente efectivo es fomentar la educación digital y estimular la madurez en los comportamientos. Partiendo de esta base, la creación y divulgación de protocolos de actuación pactados en la empresa ayudará a que la tecnología suponga avances en la productividad.

Rutina temporal

técnicas de gestión del tiempo

Desde el punto de vista temporal, la recomendación de auto-limitarnos pasa por la siguiente idea. Cuando navegamos por internet desde el trabajo, debemos predeterminar un tiempo máximo de conexión, unas franjas horarias. La lógica aconseja, para evitar continuas interrupciones, que se junten estos espacios temporales con los reservados para participar en redes sociales o en servicios de mensajería instantánea. Concentrar todas las paradas en unos momentos concretos nos permitirá estar presente y activo en las TIC sin descuidar las obligaciones profesionales.

No siempre es fácil, sobre todo cuando lo que impera es la flexibilidad de horarios laborales y la extensión de la jornada por tiempo indefinido. Pero debemos entender la fijación de límites como una ventaja. De otro modo, se nos puede ir la concentración necesaria para el trabajo como el agua por el fregadero.   

Intranet - Extranet

Existen dos vertientes de INTERNET que utilizan las empresas para comunicarse. Se caracterizan por ser redes privadas que hacen uso de los protocolos de internet. Éstas son:

  • INTRANET es utilizada por las organizaciones para establecer comunicación de manera restringida con sus empleados. Permite el acceso a sus usuarios (trabajadores de la compañía), mediante nombres de usuario y palabras de paso. Una vez dentro estos pueden buscar, utilizar y compartir documentos internos, así como acceder a algunas páginas web.
  • EXTRANET se usa para compartir de forma segura información propia de una organización con usuarios externos (clientes, proveedores, accionistas,…). La banca electrónica es un ejemplo de extranet: a través de ella el banco da la posibilidad a sus clientes de consultar sus cuentas y operar con ellas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.